Ideas para redactar una ficha de producto atractiva y eficaz

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+3Share on LinkedIn0

Crear una buena ficha de producto no es una tarea sencilla. Vamos a ver algunas ideas que probablemente os inspirarán a la hora de crear fichas atractivas y eficaces: ideas para escribir fichas

1. Conoce a fondo tus productos

Para poder crear buenas descripciones tienes que conocer mejor que nadie tus productos. Imagínate que un cliente cualquiera visita tu web y tiene más información sobre tu producto que toda la que has puesto en tu ficha… ¡no estaría bien! Además, así responderás a las dudas de forma convincente y sabrás destacar las cualidades de cada producto y sus principales ventajas, y sabrás diferenciarlos mejoor del resto.

2. Crea descripciones originales y que inciten a comprar

Uno de los errores más comunes es el copiar las fichas de producto de los fabricantes o de otra páginas. Esto es muy negativo para los posibles clientes que nos visiten, pues nuestra página no está aportando nada diferente a lo que ya hacen varios sitios web. Además, a Google tampoco le gusta nada el contenido duplicado. Si tu web ofrece la misma información que ya ofrecen decenas de sitios, ¿crees que Google le va a dar relevancia a tu web y la van a posicionar por delante de las demás en los resultados de búsqueda?

3. Identifica tus tipos de clientes, conócelos y redacta para ellos

conoce a tus clientes Coge papel y boli y crea al menos tres fichas donde especifiques el nombre, la edad, la personalidad y los gustos de tus tres clientes ideales. Incluso puedes adjuntar una fotografía a la ficha para ayudarte a visualizar mejor el personaje. Esto puede parecer una tontería, pero no lo es. Ten en cuenta que vas a redactar tus contenidos para Pepe, Juan y María. Aquí tienes algunas ideas sobre cómo hacerlo:

  • Procura hablarles en su mismo lenguaje. Si Pepe, Juan y María son personas sencillas y quieres venderles unas naranjas, no vas a redactar un texto técnico que explique las propiedades químicas de las naranjas. Les agradaría mucho más saber que las naranjas que vendes son las del campo de toda la vida.
  • incita a que se imaginen probando tu producto. Cuenta alguna historia o crea una situación ideal para usar tu producto. Por ejemplo, si quieres vender una piscina inflable paran niños pequeños, podrías empezar la redacción así: “Se aproximan los días calurosos y las vacaciones de los niños. Si tienes pensado pasar parte del verano en casa… ¡ya tienes plan! Con esta divertida piscina hinchable tus niños disfrutarán como nunca en tu terraza o jardín…” ¡Échale imaginación!
  • Ponte en la piel de Pepe, Juan y María y responde a las posibles dudas que les podrían surgir. ¿Porqué los materiales de esa piscina son mejores para mis niños? ¿Qué diferencia hay entre comprarla aquí o en otra tienda? ¿Cuánto tardará en llegarme? ¿Es buena y resistente?
  • “Humaniza” el lenguaje técnico. No vas a vender un móvil “Samsung S4 5″ HDMI”, sino un “Samsung S4 con pantalla de 5 pulgadas y salida HDMI”.
  • Tu producto no tiene características. Tiene ventajas, beneficios, particularidades, funcionalidades… ¡Diferénciate un poco del resto!
  • Búscate la forma de general algunos testimonios en tus fichas de productos. Nadie quiere ser el primero en comentar tus productos, pero esos testimonios aportan mucha confianza a la hora de comprar.
  • Si es posible, aporta vídeos del producto de creación propia donde se detallen sus principales ventajas y se vea en funcionamiento.

4. Estructura las descripciones de tus productos

estructura tu contenido Crea una primera descripción breve que cite de forma general los valores diferenciales de ese producto frente a los de la competencia, y donde se responda a algunas de las principales preguntas: qué producto es, qué materiales y cualidades tiene, quién lo puede usar o dónde se puede utilizar, por ejemplo. Esta primera descripción suele aparecer al lado de las imágenes y el precio del producto. Crea una segunda descripción más detallada donde se especifiquen sus materiales, funcionalidades y situaciones de uso. Este segundo nivel de descripción suele aparece bajo el títular “Más información” (titular que se podría cambiar por “Ventajas de este producto”). Escribe información útil: No escribas por rellenar, ni repitas tus propios textos. No todos los productos dan para una descripción de 400 palabras. Con unas 250 o 300 palabras debería bastar para los dos niveles de la descripción. No escribas parrafadas de 20 líneas seguidas. Procura hacer un buen uso de las listas, los saltos de línea, las negritas y otros elementos similares para facilitar la lectura. Siguiendo esta idea, voy a mostrar los últimos consejos en una lista:

  • No digas que un producto es fabuloso, explica porqué lo es. Dale razones justificadas a los clientes para que te compren.
  • Utiliza imágenes atractivas donde se vean perfectamente el producto y sus detalles.
  • Mejora tu redacción usando un diccionario de sinónimos. A menos que seas Cervantes, un diccionario de sinónimos te ayudará a encontrar diferentes formas de decir lo mismo.
  • Utiliza correctamente las metaetiquetas title y description: No olvides rellenar estas dos metaetiquetas, a las que podrás acceder fácilmente cuando estás editando una ficha de producto en PrestaShop, Magento o WooCommerce. Ten en cuenta que el máximo número de caracteres permitidos para el title es de 65, y el límite de la description es de 160 caracteres (no palabras).
  • Utiliza pocos botones de llamada a la acción, pero que sean visibles. Y colócalos en un sitio donde estén bien visibles, sin escatimar en el tamaño.
  • Ofrece productos relacionados debajo de cada ficha de producto. Si compras una moto, seguramente te comprarías también el casco y una chaqueta de cuero.

 

¡Y eso es todo! Si queréis aportar alguna idea o compartir este artículo, ¡ahí están los comentarios y las redes sociales!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+3Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *