Una carta para Google

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+6Share on LinkedIn6

¿Te has parado alguna vez a pensar en cómo acceden las personas discapacitadas a la información digital?. Actualmente, el buscador de Google no es accesible para algunas personas discapacitadas, y se me ha ocurrido una posible (y lejana) solución. Pero vamos a empezar por el principio.

Google debería ser accesible. Por ética, porque ha mejorado la vida de muchas personas. También debería serlo por ley, porque así lo estipula nuestra legislación desde el 2012 (al menos, debería serlo su red social, Google+). Y también debe ser accesible, porque así lo dicen ellos mismos. Por ejemplo, si echamos un vistazo a la página “Sobre nosotros” de Google, veremos el siguiente lema:

“El objetivo de Google consiste en organizar la información del mundo y hacerla accesible de manera universal“.

pagina de informacion de google

No hay duda de que los chicos de Google son de los que más han trabajado con éxito para que la difusión de la información resulte útil. También es cierto que han avanzado bastante en temas de accesibilidad: un buen ejemplo de ello son los últimos avances de sus productos Docs, SpreadSheets o Drive. Aquí podéis ver la página que Google dedica a la accesibilidad:

pagina de accesibilidad web de google

Recientemente uno de sus trabajadores, Rafael Sánchez (Sales Engineer), comentó que “todos los ingenieros de Google reciben formación específica sobre accesibildad“.

Y entonces me llegó el momento Sancho Panza: “afloja caballo, compañero. Entonces… todos los ingenieros de Google saben que tienen un problema,¿no?”…

sancho panza

El problema

El problema es que la palabra “universal” incluye a todo el mundo. Por ejemplo, a las personas con ceguera total, que son 36.000 en España. Y a las personas con discapacidad cognitiva. Y a las personas con discapacidad motriz. Y a las que tienen discapacidades múltiples como la sordoceguera… En total, somos más de 1.000.000.000 (sí, mil millones) de personas las que vivimos en el mundo con algún tipo de discapacidad (cerca del 17% de la población mundial).

El problema es que el buscador de Google (su principal producto) no es accesible para la mayoría de las personas discapacitadas. Como puedes ver en mi presentación “Accesibilidad web para WordPress”, las personas ciegas utilizan un lector de pantalla manejado desde teclado para navegar por internet. Al hacerlo, realizan una lectura lineal de las páginas que visitan. Puedes hacerte una idea desactivando el CSS de cualquier página: en más del 80% de los casos, te encontrarás un montón de enlaces antes de poder llegar al contenido. Los lectores de pantalla también permiten el desplazamiento entre los encabezados, los enlaces o los puntos de referencia de las páginas, pero aun así resulta incómodo y difícil de comprender para un usuario ciego.

Si entramos a Google sin iniciar sesión a través de un lector de pantalla, éste nos leerá en voz alta:

  • Enlace, Gmail
  • Enlace, Imágenes
  • Contraído, sub-menú, enlace, Aplicaciones
  • Enlace, Iniciar sesión
  • Buscar, punto de referencia,
  • Edición, botón
  • Buscar con Google, botón
  • Voy a tener suerte, botón (…)

google a traves de un lector de pantalla

Algunos aspectos esenciales de esta página son mejorables. Muchos usuarios discapacitados tendrán grandes problemas para entender, navegar e interactuar con la web. En caso de que hayamos iniciado sesión, el lector de pantalla se encontrará (todavía) más enlaces antes de poder llegar al cuadro de búsqueda.

Pero el problema de la accesibilidad web universal va más allá, porque existen diferentes tipos de discapacidades, y requieren diferentes soluciones. Por ejemplo, las personas sordociegas y las personas con discapacidad cognitiva prefieren el texto simplificado (“como lo hablan los niños”): con una sola idea por frase y con un vocabulario limitado (unas mil palabras). La necesidad de contenido simplificado puede alcanzar a cerca del 25% de la población mundial (palabras de Horacio Saggion, de la Universidad Pompeu Fabra).

Pues igual pasa con las demás discapacidades, cada una con su barrera específica. Si queréis saber más acerca de la accesibilidad web y sobre las barreras que se pueden encontrar las personas discapacitadas, os recomiendo que vayáis este viernes 29 al WordPress Day de Marbella, donde también podréis disfrutar del resto de ponentes.

Continuando con la carta, me gustaría añadir que soy consciente de que eliminar todas las barreras digitales a través de código y de forma que la información resulte accesible universalmente debe ser bastante complicado. Y más si quieres hacerlo sin perjudicar a los usuarios que no presenten ninguna discapacidad.

escaleras inaccesibles para discapacitados

El “apaño” actual

Igual ya estarás pensando: “oye, que lo mismo ya tienen un buscador accesible…”. Pues sí, lo tienen. Lo tienes que buscar en inglés (accesible search Google), pero bueno. Y sí, es mucho más accesible que el normal (aunque también es mejorable). Pero sigue siendo mejorable, la verdad. ¿Y sabéis cuál es la principal diferencia con el buscador normal?

buscador accesible de google en inglés

Y este es el aspecto de las SERPs cuando buscas “hotel Madrid”:

buscador de google sin publicidad

Esa SERP no declara el idioma que usa y carece de cabecero h1. Al usarlo, he notado que no usa el mismo algoritmo que el buscador actual de Google, porque el orden cambia en algunas SERPs. Lo que no he notado es que este buscador accesible “premie” a las páginas que son realmente accesibles.

Pero bueno, a lo que íbamos…

Por “si no os habéis fijado”, no hay publicidad. Que alguien pague por un anuncio no garantiza que su página o producto sea accesible y de calidad. Pero entonces, a Google no le interesa que se popularice ese buscador accesible más de la cuenta (por razones obvias, ¿no?).

Entonces, ya no es únicamente el problema querer ser accesibles de forma universal, sino que tenemos otro más: en caso de que se cree un buscador realmente accesible de forma universal, no podría ser usado por todo el mundo, porque entonces no sería rentable. Por tanto, probablemente habría que limitar este buscador accesible a quienes realmente lo necesiten.

luz al final del tunel

La lejana, pero posible, solución

Realmente, el motivo de haber escrito este mensaje es el creer haber vislumbrado una lejana, pero posible solución. Hacer una misma página web que sea accesible de manera universal es prácticamente imposible. Lo que sí veo factible es crear una versión alternativa adaptada a cada grupo de discapacitados. Veamos el planteamiento:

  1. Identificar y agrupar las diferentes discapacidades
  2. Detectar las barreras que presentan cada uno de los grupos para navegar, comprender o interactuar con la web.
  3. Crear un User-Agent específico (o un tag específico dentro de User-ID) para cada grupo
  4. Redirigir a cada User-Agent a la versión alternativa del buscador de Google que le corresponda

Y estaría de lujo que en las versiones alternativas modificasen el algoritmo de Google para priorizar las páginas que cumplan con las normativas WCAG 1.0/20.  Pero eso ya es cosa de ellos. Vamos a ver los 4 los pasos con más detalle:

1: Identificando los grupos

La agrupación se realizaría dependiendo de las barreras que tengan en común cada tipo de discapacitados a la hora de acceder a internet. A grosso modo, podría ser algo así:

  • Grupo discapacidad motriz: tendría varios subgrupos diferenciandos por grados, dependiendo de los miembros afectados y de la movilidad que conserven los mismos
  • Grupo discapacidad visual: diferenciando subgrupos de ceguera total, ceguera de colores (un subgrupo por cada tipo de ceguera de color) y un subgrupo por cada tipo de baja visión (retinosis pigmentaria, glaucoma…).
  • Otros grupos podrían ser el de la discapacidad auditiva y el de los diferentes tipos de discapacidad cognitiva.
  • Y todo teniendo en cuenta los diferentes niveles de cada discapacidad.

Una vez identificado cada uno de los grupos y subgrupos, podríamos pasar a la siguiente fase.

2: Detectando las barreras que pueden encontrar cada uno de los grupos

¿Hacia dónde redirigimos a cada uno e estos usuarios? ¿Cómo podemos saber si esas versiones alternativas les resultan realmente accesibles?

Una buena opción sería identificar qué pautas (de las WCAG 2.0) son beneficiosas para cada uno de los gurpos de discapacitados que hemos identificado previamente. Pero quizás no baste únicamente con aplicar esas pautas. Sería muy recomendable organizar reuniones con personas que representen a cada uno de esos grupos para que puedan testear y opinar. Y siempre puede resultar beneficioso tener en cuenta otras posibles alternativas, como las recomendaciones de IBM o Microsoft.

Pero aplicar las pautas y recomendaciones de forma efectiva puede requerir gran cantidad de código. ¿Será posible hacerlo de forma no intrusiva, sin que resulte molesto para los usuarios no discapacitados? ¿Será rápido el proceso, incluso cuando se realice una consulta desde un dispositivo cuya conexión sea lenta?. Debe ser realmente complicado, sí. Pero estoy seguro de que los chicos de Google son capaces de sorprendernos en unos años.

3. Creando un User-Agent o un ID específico para cada grupo

Pero, ¿cómo vamos a saber qué problemas puede tener cada uno de los posibles visitantes de un sitio web?. A esto podemos responder con otra pregunta: ¿quién podría tener esa información?. Pues aquí en España, por ejemplo:

  • Organizaciones específicas: Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), Confederación Nacional de Sordos Españoles (CNSE)…
  • Organizaciones públicas: Seguridad Social, Gobierno de España, Junta de Andalucía…

Hay que tener en cuenta que algunas personas pueden presentar discapacidades múltiples, como el caso de la sordoceguera.

Estas organizaciones podrían, en colaboración con Google, generar un User-Agent o un ID para cada usuario o para cada grupo de discapacitados. O podían permitir, de alguna forma, identificar que una cuenta de Google pertenece a un grupo de discapacitados concreto. O se podría enviar un PIN por correo postal o mediante una llamada telefónica, como ocurre actualmente al validar un negocio en My Business.

Sea de la forma que sea, la creación de un ID de usuario o User-Agents específicos es imprescindible para avanzar al último paso.

4: Redirigiendo el User-Agent o ID a su versión correspondiente

Sí, claro. Le voy a explicar yo a los de Google cómo hacer una redirección… de momento, vaya x_D.

Ahora en serio: tener reuniones con administraciones públicas y asociaciones que ayudan a discapacitados debe llevar mucho trabajo, sí. Identificar cada uno de los grupos y desarrollar varias versiones alternativas debe ser difícil. Y también debe ser caro, sí. Pero estoy seguro de que es posible conseguirlo con trabajo duro. Si encuentro ayuda, me encantaría diseñar una red social accesible y funcional, de forma que deseen usarla la gran mayoría de las personas discapacitadas. O lo que haga falta.

sonrisa de un niño ciego

Un mensaje para los desarrolladores (incluyendo a los de Google)

No hay porqué hacer estas cosas como las digo aquí, o tal como las dicen las WCAG 2.0. Tampoco hay que hacerlas porque lo diga la ley. La accesiblidad web hay que mejorarla por la sonrisa de la persona que hay detrás de la pantalla, ya sea un ID, un gurpo de personas que utilizan ese User-Agent o simplemente una persona. Esa sonrisa, esa mejora de la calidad de vida, créanme, no hay dinero que la pague.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+6Share on LinkedIn6

2 comentarios en “Una carta para Google

  1. No quiero aparecer en ninguna informacion cuando se ponga mi nombre y apellidos en la busqueda de google.Privacidad y ley de proteccion de datos. Gracias.

  2. Gracias. Sencillamente genial. El grave problema de la discapacidad es que por “su complejidad” es muy difícil crear un consenso. En mi ciudad, Ibagué, colombia, yo fui miembro del comité para la elaboración de la política pública para la discapacidad. Yo propuse que “el estado debería velar por la creación y la incentivación de programas y/o proyectos productivos que permitieran el fortalecimiento y la independencia económica de las asociaciones/instituciones y en general de las PcD (personas con Discpacidad. Pues extrañamente no quedó consignado y a cuatro años de que nos aprobaran dicha política pública absolutamente ninguna se ha hecho independiente del asistencialismo y la donación. Porque todas, absolutamente todas dependen del asitencialmo y la donación “para sobrevivir” y llegar a proponerles que trabajen, que innoven, que se pellizquen es casi que un insulto. Yo mismo tengo un proyecto productivo que le propuse a dos organizaciones que tienen padrinos políticos que consiguieran la aprobación del proyecto, pusieran una persona a trabajar conmigo y que reaprtíamos utilidades (Yo tengo una lesión medular. Y lo que querían era que hicéramos unos talleres de alimentación, que enseñara a hacer los productos solo por amor al arte. TY todos felices. (Por Dios, si estoy en el fondo de la tabla teniendo el as bajo la manga ni forma de creer que regalando el conocimiento podré salir adelante)…
    Es por eso que hace un mes emprendí una carrera en solitario con el lema Dignificar La Discapacidad poniendo un sitio web en el que seremos propositivos para cambiarle el rostro de mendicidad que el común de la gente tiene acerca de La Discapacidad, beuno, al menos en esta ciudad. Por cada persona que anda quejándose y mendigando, y a fin de cuentas no haciendo prácticamente nada para salir de su estado calamitoso, hay 15 o 20 que estamos ofertando, proponiendo y con deseos de trabajar. La lucha es quijotesca, pero aquí vamos. ¿Alguna sugeencia?
    De antemano gracias por tu atención.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *